Crítica: ‘The English Game’

 

Ficha técnica

Dirección: Julian Fellowes, Tony Charles, Oliver Cotton

Duración: Seis episodios. 45-55 minutos cada uno

Origen: Reino Unido

Año: 2020

Género: Drama-Histórico

Público: Apto para mayores de 13 años

 

Contrario a lo que muchos pueden pensar, especialmente los más jóvenes, hubo una época hace ya varias décadas en donde el fútbol o cualquier otra actividad deportiva, no eran vistos como una profesión en sí misma.

De hecho, al igual que en tiempos contemporáneos con otras actividades, el fútbol al ser catalogado en sus inicios dentro del “fichero” del amateurismo, no era un oficio pago, y al principio cualquier intención de aceptar dinero por jugar al deporte rey, era antinatural o hasta ilegal en las primeras grandes competiciones de la historia.

Todo esto que estoy compartiendo, puede como ya mencione aplicarse a todos los deportes, dando a entender que la lucha del Amateurismo VS profesionalismo, fue mucho más fuerte e histórica de lo que se cree. Pero, llegado a un punto luego de décadas de evolución, el fútbol comenzó a divulgarse y a venderse como el “más grande invento de la humanidad”, y poco a poco, aquellos dueños de equipos que contaban con el poder y los recursos suficientes, empezaron a hacer lo mismo que los clubes de hoy día, es decir pagarle a jugadores para aspirar a campeonatos.

Explicado ya esto, en esta ocasión vengo a compartirles como “Un juego de caballeros” o “The English Game” en su idioma original, nos lleva precisamente a esta época, a finales del siglo XIX en Reino Unido, y como magistralmente, retrata un periodo en donde el fútbol estaba dando sus primeros pasos.

La trama, dividida en seis capítulos de no más de 55 minutos, comparte la historia del escocés Fergus Suter, considerado casi en unanimidad por especialistas, como el primer profesional de la historia de este deporte. Básicamente, el nacido en Glasgow, recibe la “invitación” de un empresario para trabajar en su fábrica en el pequeño distrito ingles de Darwen, con la salvedad, de que además de trabajar allí, recibirá un sueldo extra para jugar el equipo de fútbol de la misma localidad y cuyo susodicho empresario, es dueño.

Dicho eso, el motivo del traspase es sencillo, lograr coronarse en el torneo más añejo del fútbol mundial, es decir la FA Cup, fundada ni más ni menos que en 1871.

A partir de allí, es muy interesante como la serie también hace referencia a la antiquísima lucha de clases, explicando que por aquellos años el fútbol no solo era amateur, sino también algo reservado para aquellos nacidos en cuna de oro y que los miembros de clase baja no podían jugarlo, o al menos no podían triunfar. Y es que Fergus, luego de ciertos hechos en la trama que permitiré al lector descubrir por si mismo, busca no solo ser campeón, sino también que su equipo se convierta en el primer ganador de la historia de la copa con un conjunto formado exclusivamente por obreros.

Realmente, la historia está muy bien llevada, mezclando constantemente ciertos hechos ficticios creados para entretener, con hechos históricos muy importantes para la historia del fútbol. Además por si fuera poco, la ambientación y el vestuario son excelentes, representando con suma fidelidad el contexto social y deportivo por aquellos años.

Francamente, ya sea en el cine o en la televisión, son pocos a mí parecer los guiones que se centran en una historia dramática mezclada con el deporte como principal subgénero, y que logran conseguir un equilibrio homogéneo capaz de entretener al espectador y hasta dentro de lo posible, compartirle algo de la cultura o de la historia del deporte en cuestión.

“Un juego de caballeros” logra precisamente eso, atrapar al espectador con la típica ambientación británica de aquellos años que tanto gusta hoy día ver en cuadros, fotos o escenarios, y centralizar la sinopsis en el juego que tanto gusta hoy día ver por televisión o en estadios, el fútbol.

Para finalizar, insisto que además de este deporte, la ficción se centra por momentos en otros asuntos, por lo que recomiendo ver esta miniserie no solo para los fanáticos del fútbol, sino para cualquiera que guste de las pequeñas grandes historias.

 

 

 65 Visitas totales,  1 Visitas hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *