El deporte en tiempos de cuarentena, y la lista de valores

 

La hermosa profesión del periodismo deportivo me “obliga” como es lógico a conocer ciertos conceptos reglamentarios e históricos sobre una gran variedad de deportes. Estas actividades se dividen entre aquellas que superan la difícil barrera de la popularidad masiva – ergo sus acontecimientos y protagonistas son familiares para gran parte del “pueblo” – como esos que para bien o para mal apenas llegan a gozar de transmisiones por televisión o del simple encuentro con un tercero sin que éste pregunte sobre las reglas básicas de la profesión en cuestión.

Es decir en pocas palabras sea el deporte popular o no, es menester que con el fin de llevar a cabo mi oficio de forma respetable pueda saber al menos un poco de cada uno, y al mismo tiempo divulgar y compartir mi conocimiento en caso de que algún interesado tenga ciertas dudas y desee aprender.

Siendo así, no han sido pocos los que me han consultado dos interrogantes clave sobre el deporte en estos tiempos tan difíciles. Primero, cuando van a volver las grandes ligas (Premier league, NBA, etc) y segundo, si estoy de acuerdo a que regresen antes de que la cuarentena en los países específicos donde se llevan a cabo, se levante. Aquí y ahora responderé ambas preguntas, dejando como siempre una pequeña y humilde reflexión que nada tiene que ver con la pura verdad.

Para empezar, al menos en el momento en que me encuentro escribiendo esto, el deporte rey ya ha comenzado a rodar en varios países como España o Alemania. Claramente, si bien ambas cuarentenas se han flexibilizado ninguna se ha dado por terminada, y no obstante la pelota ya ha comenzado a rodar, por lo tanto está claro que la pregunta sobre cuando el deporte va a volver para iluminar y entretener nuestras vidas ya está contestada. Cada asociación nacional y organismo regulador específico tendrá fechas distintas, pero si tengo que “jugármela” diría que para fines de julio y principios de agosto, la mayoría de las ligas y los principales y semanales eventos deportivos del mundo, ya habrán reiniciado. Yo no preveo el futuro, simplemente estoy compartiendo lo que ya investigue estos últimos días.

A partir de allí, es importante que aclare algo muy sencillo de razonar pero que nunca esta demás compartir. Hasta donde los recursos y el interés por la salud de las personas permitan, los entes correspondientes están tomando todas las medidas necesarias para que se den dos cosas muy difíciles pero no imposibles de lograr, hacer que el deporte vuelva, y que el número de contagios no aumente debido a él. Las medidas sanitarias necesarias están a la vista de todos, por ejemplo jugando a puertas a cerradas, y al menos frente a las cámaras los protagonistas cumplen con el protocolo y las reglas predeterminadas para enfrentar al coronavirus.

Creo firmemente en la buena intención de aquellos que dieron luz verde para que todo esto suceda, y que en caso del menor indicio ante alguna desafortunada consecuencia, seguramente darán marcha atrás, tal vez de una forma similar a lo que en algunos países está ocurriendo en líneas generales con el aumento exponencial de contagios y la nada despreciable idea de retroceder hasta la temida  y famosa “fase 1”.

Ahora bien ya dicho todo esto, es lógico que ahora de mi punto de vista, y es que si bien como ya comenté creo en las buenas intenciones y en el profesionalismo y cuidado de aquellos que trabajan y viven para el deporte, es fundamental que haga el siguiente interrogante…

 

«¿De verdad esa necesario que el deporte regrese tan pronto?»

 

Siendo honesto, mi amor por este mundo no puede medirse con palabras, y mentiría si dijera que una parte maliciosa de mi persona – Todos tenemos un lado así – no está contenta con poder volver a disfrutar de esas nostálgicas mañanas en la que el fútbol inglés era mi desayuno. Pero también es muy difícil no preguntarme lo que ya leyeron, sobre si era necesario con la enorme incertidumbre que en este momento enfrentamos, que algo guste a quien le guste no esencial para la vida como el deporte regrese.

Mientras pensaba en estas cosas, reflexione y recordé lo que estos juegos tan populares como el fútbol o el baloncesto significan para las personas, y como es natural, razoné que representan algo extremadamente buscado y deseado por todos los seres humanos… Entretenimiento, justamente algo que hoy día necesitamos más que nunca. Supongo que la clave está allí, al final del día como ya es sabido hasta el hartazgo, la vida de muchas personas ha cambiado para mal, y poder disfrutar de alguno de sus eventos favoritos por televisión, sea quizás un pequeño pero muy necesitado respiro.  Aun así, eso no evita que por este medio entregue mi postura y es que aunque me duela un poco, considero que lo más lógico y sano seria esperar un tiempo más hasta que el balón vuelva a rodar. Claro está, mi opinión es solo eso, y el deporte con posturas a favor como en contra, ha regresado.

Pero a partir de allí y a modo de cierre, me gustaría agregar algo. Alguna vez alguien dijo que estas actividades recreativas que se dividen entre aquellos que las practican de forma amateur como aquellos que lo hacen de forma profesional, son las cosas más importantes de las menos importantes de la vida. A veces pienso de forma hilarante, que precisamente sería bueno hacer un listado de aquellas cosas, una especie de lista de valores colectiva y preguntarnos qué puesto ocuparía el tan amado deporte.

Para mí al menos y lo repito por última vez la ecuación es muy sencilla, da igual si los estadios están vacíos, no es suficiente para enfrentar al COVID. Sobra contacto físico para que el día de mañana nos enteremos por ejemplo que un jugador de un equipo cualquiera se contagió, y a más contagios como todos ya entienden y saben de sobremanera, más implícitamente se pone a los demás en riesgo…

Estén de acuerdo o no, para mí no tendría que haber regresado.

 

Mariano Huguet

 

 

 81 Visitas totales,  1 Visitas hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *